Blogia
Murcialiberal

Estado Heavy

A través de Yhandros me entero de la enésima patochada del "estado del bienestar". Esta vez no ha sido en España, sino en el paraíso de cualquier socialdemócrata fetén que se precie: Suecia. Resulta que un fulano ha conseguido la invalidez por su adicción al heavey. Como lo leen. Escribe Yhandros:

Tras numerosas faltas al trabajo por asistir a más de 300 conciertos sólo en 2006, su jefe lo echó definitivamente. Tras 10 años ha conseguido que el estado por fin reconozca su incapacidad y que trabaje sólo a media jornada, siendo el subsidio de 400 euros un complemento por entender que no puede trabajar a jornada completa


La información también la he encontrado aquí o aquí

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

1 comentario

paco -

Es curioso el "doble-pensar" que recae sobre la palabra "libertad" cuando es un liberalista el que la piensa. La libertad se defiende a ultranza cuando se trata de defender la propiedad privada; una propiedad privada que, de primeras, ya viene creando una situación inicial de desigualdad que hace que todos no seamos igual de libres. Por supuesto un empleado en la hostelería no es igual de libre que el dueño de un banco. Evidentemente, incluso la libertad ideológica de un camarero puede verse coaccionada ante el miedo a un posible despido, ya que la falta de trabajo puede derivar en el impago de la hipoteca que el dueño del banco le exige. El dueño del banco, haciendo acopio de su libertad, se quedará con la vivienda que tan duramente intentaba pagar el camarero, y éste, libremente, podrá irse a dormir a un cajero (a no ser que al dueño del banco no le guste la idea y decida echarlo de su propiedad).
Sin embargo la libertad se torna libertinaje cuando hablamos de matrimonio homosexual, de libertad de culto o de disminución del poder de la Iglesia. Porque, no nos engañemos, el país más "liberal" del planeta es también el más conservador. Resulta irónico, ¿no creen?
Ojalá la libertad no dependiera de los ingresos anuales, ni de los bienes en propiedad, ni del sexo ni la religión, ¡ojalá la libertad fuera igual para todos!
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres