Blogia
Murcialiberal

La televisión republicana y la barra monárquica

La televisión republicana y la barra monárquica

Permitirme que fusile. Lo he hecho mucho a lo largo de la vida de esta bitácora y lo seguiré haciendo mientras que me salga de los langostinos que me acabo de tomar en la mejor compañía de mi familia y de unos buenos amigos. El artículo de hoy de Javier Orrico en La Opinión son de esos que dan gusto conservar en la nevera de los archivos de los blogs, mal que le pese a muchos, por la inquina que les florece cuando les recuerdas los buenos sabores de los articulistas buenos. Da gusto releer de vez en cuando algunos escritos que de otra manera sería difícil de encontrar sino fuera por la hemereteca de tu bitácora. Mas si cabe cuando uno hace de "celestina" entre los fans y los auténticos maestros que escriben en los medios. La sorpresa vino el pasado viernes cuando una "incondicional" de Javier Orrico me envió un mensaje para él. Se lo acabo de pasar para disfrute personal suyo, pues supongo que estos mensajes de "cariño" dan gusto leerlos. Sabes que en cierta manera no estás del todo equivocado...

La televisión republicana y la barra monárquica

Javier Orrico / Como me den un minuto más de infantas, leticias, reyes ausentes de caza y catre, gangarines y vasquitos rubios arreando patadas a los primos, seré yo quien salga con la bandera republicana a arrearles a los republicanos. Nunca se vio tanta baba, tanto peloteo infame, un tal despliegue cortesano para halago y sonrisa de Su Majestad como en los días del nacimiento de la segunda hija del ciudadano Felipe de Borbón. Las televisiones progresistas han vomitado almíbar monárquico. Los programas del coño se multiplicaban para especular sobre no sabemos qué, porque lo único que había pasado era que había nacido una niña, que es la única que no tiene culpa de nada. Y, mientras, del Rey, ni una palabra. Es cierto que ese es un buen pacto, que Juan Carlos haga lo que toda España y sus naciones asociadas saben que hace, pero que nadie lo diga. También era mucho mejor el Pacto Antiterrorista y se lo cargaron hace tres años para acabar incluso devolviéndole a la ETA sus Ayuntamientos. Así que mucha banderita tricolor en las manifas, pero luego, cuando hay que ser republicano de verdad, toda la progresía se calla como sicaria del poder que les da las subvenciones, que es de lo que se trata.

Igual estamos ante otra conjura zapatónica: vamos a dar tanto por saco con la Monarquía, la asimilaremos tanto al populacho, la exhibiremos tanto en los variados ’tomates’ que acabarán pidiendo sus cabezas o exigiendo que trabajen como los demás. Claro que si se hacen socialistas les harán alguna oposición restringida o una titularidad de las que se conceden en la universidad para familias enteras. Con Zapatero se han acabado de nuevo las oposiciones, que han estado vigentes nada menos que un par de años, consciente de que él seguramente nunca las aprobaría: ya confesó que no sabía lo que era una nación. Ahora suprime todas las oposiciones, en las escuelas, en los institutos, en la universidad. Un profesor no debe saber, sino mediar en el aprendizaje. Un guardia urbano de la aventura autoconstructiva del alumno, según la pedagogía progre. Y para eso no hacen falta oposiciones. Que les zurzan a las matemáticas. A la familia Borbón se le podía dar en propiedad el Departamento de Historia de las Monarquías Republicanas o de Investigaciones sobre Caza y Pesca. Y a vivir. España hoy será republicana.
Cada vez tengo menos dudas de que, antes o después, así ocurrirá. Sobre todo si los Borbones siguen avecindándose tanto que acaban por ser iguales a los demás. Cualquier día los ponen en el ático de Aquí no hay quien viva. Entonces ya no tendrá sentido una institución cuya razón de ser es justo la contraria: la majestad, la diferencia con el resto de la Nación para representarla idealizada, la ejemplaridad, el misterio, la ranciedumbre, si se me permite la palabra. La monarquía tiene que oler a antiguo, a pasado de moda, a continuidad histórica, a zafra de aceite en las despensas reales, a pan amasado en palacio. A grandeza, a tradición. Las únicas que ya parecen enterarse de esto son las Borbonas consortes, curiosamente. Doña Sofía, por supuesto, de la que me declaro rendido súbdito, pues esta señora demostró siempre ser una reina; y Leti, que tiene mucho caché, pero que irremediablemente es ya Letizia a secas, Leti, la que anuncia la República que viene, la que pare con dolor hijas que no reinarán. No quedará ya nada cuando les llegue la edad. La dinastía sonsolesca y el Rey José Luis reinarán en un trono confederal con Carod a su derecha, Otegui a su izquierda y Garzón de alfombra palaciega.

Entretanto, el Régimen se alimenta de una Monarquía castiza y de folclóricas en la cárcel. Ya hemos dicho otras veces que ha vuelto el siglo XIX, los carlistas, los totalitarios fernanzapateros enemigos del liberalismo, la Ley Sálica, los juegos florales en catalán, los fueros... A Isabel Pantoja la enchironan como a Mariana Pineda para encubrir las traiciones del Gobierno, su vergonzosa comedia eukalherriaca, su bosque de comisionistas recorriendo otra vez las rutas de Roldán. Las mismas televisiones cortesanas de la realeza, apandilladas con el zapaterismo, acuchillan y muerden en las batas de cola del icono caído. Para dar escarmiento con las mujeres bandera, carne para las caenas con que un populacho de majos plurinacionales reclama la tiranía de ZP, el Deseado, y los Cien Mil Hijos de San Luis de la reacción son los etarras en huelga fingida de hambre y de pistolas a los que legaliza un fiscal miralindo. Nos estamos ahogando de mentiras. Los partidos socialistas se alían con las aristocracias de la sangre, con los que sólo anhelan el regreso del Antiguo Régimen, con los guerrilleros forales que asesinan a los partidarios de un Estado para todos. Las alcaldesas ’rojas’ que exhalan salmos a la sangre socialista vienen de servir a los multimillonarios del último estraperlo. Lloran los cocodrilos de diseño. El progreso es hoy un trabuco tricolor disparando contra España. Ahora que los ingleses nos invaden otra vez, que me okupan la Cuesta de Los Caballos del Vino con sus caras colorientas e imperiales, los demócratas españoles acabaremos bajo la lluvia de Stratford. Este Régimen se descompone, se va a hacer pijos, señores. Fue bonito mientras duró.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

2 comentarios

loco -

malo

Bermejo -

vegamediapress.com ha sido atacada de nuevo hoy por la ultraderecha del PP murciano de Valcárcel y Ruiz Vivo que atentan contra la libertad de expresión. Vegamediapress es la única web de la región murciana que ha sido ataca en otras cinco ocasiones por los amigos de Le PPen en Murcia. Parafraseando el conocido aforismo clintoniano: "Es la corrupción valcarceliana, estúpido".
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres