Blogia
Murcialiberal

Opinión

Cuando nace un niño, nace un mundo nuevo

"Muchos se manifiestan preocupadísimos por los niños de la India o por los de África, donde tantos mueren, sea por desnutrición, hambre o lo que fuera. Pero hay millones deliberadamente eliminados por el aborto."
Madre Teresa de Calcuta

César Valdeolmillos Alonso / Calificaba el gran filósofo español Julián Marías, que lo más grave que ha acontecido en el siglo XX "sin excepción", ha sido la aceptación social del aborto.

El Comité de Bioética de España, ha emitido su dictamen en el que concluye que matar a un ser humano no es ninguna imposición, pero si un derecho. Un dictamen tan escandaloso como obsceno. Ha habido un voto particular: el de César Nombela -el vocal más respaldado por las autonomías, microbiólogo y ex-presidente del Consejo Superior de Investigaciones Científicas- que ha votado en contra semejante panfleto, sacando los colores al resto del comité al denunciar "la radical contradicción en la que incurre, al reconocer que desde la concepción, existe una vida humana nueva diferenciada de la de la madre gestante; pero al mismo tiempo admitir que se puede acabar de manera voluntaria con esta vida, durante las primeras catorce semanas de su desarrollo."

Pero hoy no quiero remover la nauseabunda inmundicia en la que al parecer, por ignorancia, resentimiento o provecho personal, muchos se revuelcan gustosos.

Ponía de relieve en mi artículo "Que difícil es defender el honor de Dios" -el que al parecer ha provocado un interesado revuelo entre la reaccionaria y ultraconservadora progresía- el insaciable egoísmo e hipocresía de que estamos impregnados, enfermedad que nos ha llevado a sustituir los más altos valores del humanismo cristiano, en los que ahonda sus raíces la civilización occidental, por las conveniencias personales y el becerro de oro, terreno abonado para que emergiendo de la negrura de nuestro vacío inmaterial, fructifique en él, la semilla sanguinaria de nuestra propia destrucción que es el aborto, cual nuevos Chronos devorando a nuestros propios hijos.

El ser humano y como tal imperfecto, simultáneamente es capaz de llevar cabo las acciones más sublimes y las más abyectas, sin que por ello sufra desdoro o menoscabo su dignidad. Por el contrario, es precisamente en esta ambivalencia en la que radica su grandeza. Por ello hoy quiero dar un aldabonazo a la puerta de nuestra sensibilidad y que una vez abierta, penetre a través de ella el germen vivificador del amor que siembre de esperanza nuestras vidas. Quizá para que el estiércol se convierta en esplendoroso fruto, podría ser oportuno conocer un hecho que alguien -con infinita sensibilidad y amor- me envió.

"Hace algunos años, en las olimpiadas de Seattle, para personas con discapacidad, también llamadas "Olimpiadas especiales", nueve participantes, todos con deficiencia mental, se alinearon para la salida de la carrera de los cien metros lisos.

A la señal, todos partieron, no exactamente disparados, pero con deseos de dar lo mejor de si, terminar la carrera y ganar el premio.

Todos, excepto un muchacho, que tropezó en el piso, cayo rodando y comenzó a llorar.
Los otros ocho escucharon el llanto, disminuyeron el paso y miraron hacia atrás. Vieron al muchacho en el suelo, se detuvieron y regresaron. ¡Todos!

Una de las muchachas, con síndrome de Down, se arrodilló, le dio un beso y le dijo: "Listo, ahora vas a ganar". Y todos; los nueve competidores entrelazaron los brazos y caminaron juntos la prueba hasta la línea de llegada.

El estadio entero se puso de pie y en ese momento no había un solo par de ojos secos. Los aplausos duraron largos minutos. Las personas que estaban allí aquél día, repiten y repiten esa historia hasta hoy. ¿Por qué? Porque en el fondo, todos sabemos que lo que importa en esta vida, más que ganar, es ayudar a los demás para vencer, aunque ello signifique disminuir el paso y cambiar el rumbo. Porque el verdadero sentido de esta vida es que TODOS JUNTOS GANEMOS, no cada uno de nosotros en forma individual.
Ojalá que también seamos capaces de disminuir el paso y cambiar el rumbo, para ayudar a alguien que en cierto momento de su vida tropezó y que necesita de ayuda para continuar TODOS formando parte de un proyecto colectivo, porque entre todos seguro que podemos. Guarda este propósito en tu corazón y asegúrate de encontrarlo en el momento oportuno, cuando debas ayudar a quien te necesite".

Cuando una adolescente o una mujer tenga la desgracia de caer o encontrarse en las circunstancias de ser diferente del hijo que ha engendrado, no la hundamos más en la sima de su infortunio, abriéndole las puertas para que cometa algo execrable, cuya acción le producirá un derrumbamiento moral y psicológico del que no podrá recuperarse mientras viva. Parémonos. Tendámosle nuestra mano para que pueda levantarse y seguir adelante, no por compasión ni caridad, sino rodeada de una infinita comprensión y amor. ¡Pero todos!

En el caso de las criaturas que describe el hecho que acabo de reflejar, pensemos que tienen los mismos sentimientos e ilusiones que nosotros. Están llenas de ternura y amor y esperan y necesitan recibir lo mismo de sus semejantes. Pero les damos la espalda en muchos casos, porque hundidos en nuestro ciego egocentrismo, los juzgamos y sentenciamos diferentes a nosotros. Y ¿en que nos basamos para dictar esta sentencia? ¿En que somos más numerosos que ellos? Lo que diga una mayoría ¿es razón suficiente y absoluta? ¿Sería realmente de noche a las doce del día porque lo dijésemos una mayoría? ¿Porqué no pensar que no son ellos diferentes de nosotros, sino nosotros diferentes de ellos?

Precisamente porque nosotros somos diferentes de ellos, son seres que necesitan nuestra ayuda para desarrollarse en nuestro mundo, pero que justamente por su indefensión, su sencilla y espontánea pureza, serán los causantes de que gocemos del privilegio de experimentar unas emociones y sentimientos que jamás llegarán a conocer aquellos que no les quieren conocer; que no quieren tenerlos junto a ellos porque temen que pueda destrozar su vida; que les dan la espalda y deciden prescindir del inigualable tesoro que albergan en su interior, descuartizándolos en las ocultas profundidades de su propio seno. En ese momento, del libro de la creación, estamos arrancando una página en blanco en la que nunca sabremos los prodigios que en la misma se podrían haber escrito.

En el claustro materno, el niño se siente seguro en medio de su propia indefensión natural. Pero cuando irremisiblemente se siente atacado desde el exterior, ¿Sabe la madre que lo alberga, de la soledad, infinita tristeza y desesperado desamparo que el fruto de su propio ser siente en su corazón? Aún no puede comunicarse con el mundo exterior, no puede pedir auxilio ni amparo. En la infinita soledad del claustro materno, solo espera quieto. Es el momento en el que Antonio Gala dice: "Si la soledad manchara, no habría suficiente agua en el mundo para lavar a un niño".

La mujer que así actúe, ignora que ser madre, no es tener un hijo, ni alimentarle, ni educarle, ni hacerle regalos. Ser madre es olvidarse de sí misma y de lo que era antes. Ser madre es vivir para siempre en el fruto de sus entrañas, porque el amor de madre, ni la nieve le hace enfriarse.

Por mucha dedicación y entrega que requiera un hijo en circunstancias consideradas por nosotros "especiales", se verán generosamente compensadas por el inmenso caudal de las hermosas e inigualables emociones que les habrán de brindar, convirtiéndose con ellas en mujeres verdaderamente privilegiadas.

El aborto jamás podrá ser un derecho, porque excede de la propia madre, que por egoísmo, temor, ignorancia o inducción, destruye una vida independiente apenas comenzada, que si bien es verdad que alberga, en ningún caso le pertenece, porque en cada ser humano, se encierra todo el universo.

Cínica e hipócritamente, se nos llena la boca hablando de paz, mientras simultáneamente impulsamos la muerte, olvidando que si la paz existe, es la imagen de un niño durmiendo.

César Valdeolmillos Alonso

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

De Nueva Florida a Nueva Orleans

De Nueva Florida a Nueva Orleans

He escuchado durante estos años de bendita locura ecónomica la visión de muchos de convertir a la Murcia huertana en una especie de Nueva Florida donde los jubilados europeos y ricos de distinto abolengo procedieran a buscar su eterno descanso en esta hermosa tierra. El sueño de muchos ya es un hecho pese a las dificultades y penalidades en las que nos encontramos. Hay iniciativas privadas que son testarudas y se empeñan en reajustarse para afrontar los malos tiempos. Si no hay Florida por ahora, pues habrá otra cosa. Una especie de mezcla entre New Orleans, Chicago o New York de los depresivos años treinta, por ejemplo.

Polaris World ha programado para esta Nochevieja la actuación de Woody Allen con su banda New Orleans Jazz Band. Como Florida todavía queda lejos se le da a ésto una especie de ambiente de esos años, que en eso estamos o vamos a estar ahora, y a esperar que escampe. Seguro que no lo han pensado, como es natural. Esta tontería tan solo se me puede ocurrir a mi al ver los vídeos de Woddy Allen tocando el clarinete y el anuncio de Polaris.

Si el ragtime surgió a finales del XIX de la mano de Scott Joplin y el jazz se desarrolló durante los veinte, bien es cierto que durante los treinta se produjo la explosión de las Big Bands y del swing, justo en los momentos álgidos de la Gran Depresión. Toda una contradicción, pero ahí tenemos a Benny Goodman, Glen Miller, Fletcher Henderson, Jimmie Lunceford, Teddy Wilson, y tantos otros, que marcaron musicalmente esta época. Una música con un ritmo extraordinario pero que deja siempre un lamento latente, una melancolía implícita, debido a sus raíces criollas y negras de la ciudad de la desembocadura del Mississippi.

He leído que el swing es para el jazz como el duende para el flamenco y en épocas como ésta no está de más acercarse a los grandes de esa música que pondrán la banda sonora a una época que, no cabe duda, será recordada por nuestros nietos. Panem et circenses pero con la trompeta de Louis Armstrong y su banda Hot Seven de fondo marcando ese sabor agridulce que antes comentaba.


Por eso me parece tan acertado el epílogo a este año nefasto, o mejor dicho, la introducción musical a un año aún peor, que ha elegido Polaris con la contratación de Woody Allen para la celebración de la Nochevieja en el Hotel Intercontinental. Y no ya por el artista, que nunca ha sido para mi alguien de especial devoción, sino por la música que interpreta.

La auténtica cultura no viene impuesta desde los poderes públicos, ni del poderoso que quiere imponer las tendencias de sus gustos. Las expresiones artísticas surgen espontáneas de la gente libre y de la iniciativa privada que va marcando los gustos y las modas.

El silencio progre

Llama poderosamente la atención el silencio de las hordas progresista españolas cuando los desmanes autoritarios, las represiones y los fusilamientos a los derechos humanos provienen de los "suyos". El parlamento europeo acaba de aprobar una resolución en la que plantea estudiar un boicot a los JJOO –¡con lo que cuesta que toda esa patulea de burócratas se pongan de acuerdo en algo comprometido!-. Parece que las presiones recibidas están surtiendo efecto. En España, ni mu. Todas esas televisiones avanzadas y progresistas, tan comprometidas con los atentados a los derechos humanos; todos esos bloggers y medios digitales que ante cualquier pestañeo de los Estados Unidos se ponen en guardia; todos esos paradigmas de la libertad,... ¿Dónde están?


Y la Narbona de portero

Sobre el agua por mar para Cataluña. La enésima ocurrencia de este gobierno amoral e improvisado comentada por Juan Guillamón:


"Así es que, para Cataluña, el agua procederá de Almería, de las montañas o de la Luna pero nunca del Ebro pues detraer el 6% de su aportación al mar es una trasgresión ecológica de tal magnitud que, de darse tal circunstancia, ni sardinas, ni arenques, ni banquisas, ni cuñas, ni biotopos, ni posidonias, ni almejas, ni arroz ni nada sostenible quedaría en pie para tormento de nuestros descendientes."

Aquí

Lecturas recomendadas

Brillante artículo de Martínez-Abarca en Libertaddigital: "El problema, el problemón, el enervante armagedón para el PP es que no sólo han pagado y además munificientemente las innecesariedades de los estómagos que tanto tendrían que agradecerles, sino que no tienen la más mínima intención de no continuar sufragándolos. La realidad, la vergonzante realidad, la espeluznante realidad es que los gobiernos autonómicos o locales del PP, desde que Rajoy perdió las elecciones hace cuatro años, no sólo no retiraron las subvenciones a los estómagos escasamente agradecidos, sino que las redoblaron con renovada furia desde todos los departamentos, no sólo los que dependen de Cultura, a ver si así se lo agradecían, que tampoco."


Pablo Molina describiendo a Solbes con su genial estilo en el artículo del pasado fin de semana, "El precio del voto se dispara hasta los 400 euros": "Qué bueno es Z. Y no digamos su ministro de Economía, D. Pedro Solbes, persona de gran humanidad y modales arcangélicos que seguramente no ha gritado en su vida. Porque no me negarán que resulta difícil imaginarse a este hombre cabreado por algo. El tío es de los que reciben un chorro de metal incandescente en mitad de la rabadilla a causa del despiste de un amigo y se limita a decirle, en tono apacible: "Por Dios, Luis Manuel, lleva un poquito de cuidado, que me has tirado un chorro de acero licuado a tres mil grados de temperatura en mitad del culo y, la verdad, es un poco molesto".

Javier Orrico escribe también en el suplemento Ideas sobre educación: "El futuro ya está aquí: Enseñanza Sucédanea Obligatoria (ESO) para los humildes y auténtico saber para el que pueda pagarlo. El hundimiento definitivo de la utopía democrática y del proyecto ilustrado. Una muesca más en la culata de Zapatero."

Y para terminar, como Policronio, también rompo con Zapatero.

Idioteces


Por casualidad me he encontrado este especial elecciones USA que ha incorporado La Opinión de Murcia a su página web. Lo enlazo en la barra lateral porque merece la pena. Realmente buscaba el artículo de hoy de Angel Montiel, pero como siempre me he dado con la web en las narices. Hoy nos escribía sobre "La idiotez en las bellas artes".

Resulta que en Murcia, y gracias a la Consejería de Cultura, se va a desarrollar una especie de performance (o como coño se diga) bajo el comisariado de Nicolas Bourriaud que pretende, según él, "ver cómo los artistas toman prestados los métodos de la arqueología, en este caso la de la Región, y excavan en el mundo contemporáneo con la misma minuciosidad que los especialistas en civilizaciones desaparecidas". No voy a transcribirlo entero por falta de tiempo, pero voy a dejar tres perlas:


"No hay salida. Si denunciamos a esta panda como los impostores que son acabamos legitimando su supuesta radicalidad artística; si los aplaudimos, no hay duda de que después de cobrar se regocijarán de habernos tomado el pelo".


"La rebelión frente a lo establecido está pagada por lo establecido, y se supone que el público hemos de entenderlo como una ironía, como una complicidad secreta de la que participamos. El problema es que al público no se nos da nada -escombros y tonterías de guardería-, mientras los artistas se llevan en unas semanas los impuestos de cientos de trabajadores honrados. Y todo esto con luz y taquígrafos, con dobles páginas en los suplementos literarios de la prensa nacional -previa alimentación publicitaria- elaboradas por los colegas de los timadores que protagonizan esta chorrada -y carísima- carnavalada artística (hoy por ti, mañana por mí)".

"El comisario es el flautista que lleva tras de sí a esta camada de indocumentados bien retribuidos quE aparecen por provincias a rapiñar el presupuesto público con la complicada (sic) de los gestores culturales. En otro caso, tendría piedad del consejero de Cultura, pero en éste, conociendo a Pedro Alberto Cruz -ante quien siempre me quito cincuenta veces el sombrero-, no puedo creer que haya apostado, estando sobrio, como es su costumbre, por esta tontería. Él, que va de liberal, y sin embargo ha venido a pagar con dinero público a una empresa de espectáculos artísticos perfectamente cosificados que viene a educarnos en la vaciedad y en las (sic) estulticia".

¿Y los intereses?


Siempre me he preguntado por los fundamentos jurídicos que justifican que el Estado no abone al contribuyente los intereses que le corresponden al ingresarle por adelantado las retenciones practicadas a cuenta del IRPF. Se trata básicamente de un préstamo o un adelanto que genera, aunque sea por unos meses, un interés. Tampoco he entendido por qué no se recompensa, vía lo que sea, al empresario por hacer de recaudador suyo. Si ocurre al contrario, es decir, tu autoliquidación es errónea o la haces fuera de plazo genera una multa y unos intereses que no duda la Agencia Tributaria en liquidártelos.Si los famosos 400 euros es por un exceso de cobro. ¿Dónde está la multa correspondiente y los intereses generados? ¿No deberían recompensar mi lucro cesante dada mi reconocida facilidad para los negocios, por ejemplo? Si no hay intereses refuerza mi impresión de que se trata, simplemente, de un intento de ponerle precio al voto, como todo el mundo ha visto inmediatamente.

Si alguien es capaz de sacarme del error, si lo estuviera, se lo agradecería.

Trinconete y Cortadillo

Ayer le comenté a mis amigos que me escribía encima pero que el escusado me pillaba un poco lejos. Con la de cosas que están pasando y aquí haciendo uno como que le resbalan. Pero es que de vez en cuando conviene hacer una parada y revisarse los bajos. Cada segundo que encuentro libre me ha dado por leer. Y ahora, a pesar de no abandonar lo que muchos llaman lecturas para la "retroalimentación intelectual de las posiciones políticas", más que nada porque sigo teniendo un hambre de no te menees viendo el panorama, me he puesto con la filosofía. Para un tipo como yo que fui el único de mi promoción que suspendió esta materia en el examen de selectividad tiene su mérito. Nunca es tarde, aunque, como los idiomas, cuanto más alargas esta tarea en el tiempo más trabajo te cuesta desentrañar la Metafísica. Por lo menos a mi me pasa, ya sea por las reverencias soñolientas que se producen a determinadas horas y en estas edades, o porque definitivamente hay que reconocer que uno es un indigente intelectual en materia filosófica.

Pero bueno, después de este ejercicio de frikismo, contando interioridades que ni a mi me interesan, quería decir algo sobre la situación penal de los imputados por el caso Tótem. Sí hombre, esa primicia de El País, que ha sido desarrollada por El País y que resolverá El País (por ser el primero en publicarlo, claro). Quédense tranquilos que aquí se defiende que quién haya matado a alguien se pudra en la cárcel y quién haya trincado, también. Lo que más me ha llamado la atención, a parte de que enestepaís cuesta una barbaridad que dimita alguien, es la facilidad con la que te pinchan el teléfono. Que te equivocas un poco, nene, y ya te puedes dar por trufado. Creo que hay cierta psicosis maníaco-depresiva con esto de los pinchazos en los ambientes públicos de la Comunidad (no confundir). Pero no sé de que se extrañan tal y como está lo de la libertad y lo que llaman estado de derecho por estos pagos nacionales. Como aquí no se rebela nadie, salvo las heroicas víctimas del terrorismo y algunos padres que no comulgan con ruedas de molino, pasarán todo ésto por alto los medios, los opinadores y los que no los son.

Al parecer hay un Trinconete y un Cortadillo. Trinconete está aforado, que creo que es algo que sirve para que las hostias judiciales no te las de un mindundi cualquiera sino alguien con más categoría. El tío sigue allí apoltronado esperando que le lleguen: las hostias, claro. Cortadillo, que al parecer sabía que el otro era un presunto trinconete, está en el trullo. Se dice que ha cometido algunas cacicadas. Y hasta ahí puedo leer porque parece que hay secreto sumarial aunque los omnipotentes de Prisa sean capaces de publicar conversaciones pinchadas y recogidas en dicho sumario. Pues eso.

Es hora de mojarse

Un nuevo contrato del hombre con la naturaleza. Vaya, ya tenemos otra. Alianza de civilizaciones, mírame a los ojos, contrato con la naturaleza... Es urgente que le den una pastilla. O mejor, que le cambien la medicación a este tío o se nos desmorona arrastrándonos a todos con él. Le queda un soplo para que se nos quede tieso. Hay que insistir, y no cejaré en ello, que al patán de León hay que desalojarlo de la Moncloa. Como dijo Javier Orrico en la presentación de su libro Zetapaña. Naciones para todos se le podrá perdonar con el paso del tiempo los errores que ha cometido con muchas de sus políticas equivocadas, pero no se le podrá perdonar jamás su éxito en la división de nuevo de la sociedad española, el paso atrás en las libertades conseguidas y el golpe al estado que teníamos concebido. Todo ello por perpetuarse en el poder. Fascismo de yogur en estado puro.

Ayer se celebró un foro para implicar a los empresarios murcianos en el patronazgo de la Cultura. Y es algo que me parece muy bien. Ya era hora que alguien empezara a buscar alternativas de financiación a lo público. La idea que todo aquello que no resulta rentable tiene que ser asumido por la administración es de mentes poco imaginativas y acomodaticias, por no llamarles de otra manera.

Pero creo que ante la situación que está tomando la libertad en España es más urgente por parte de las empresas su implicación activa en la defensa de "la propiedad privada, la familia, la responsabilidad personal y las libertades de contratación y asociación", como nos indica en el suplemento Ideas de Libertaddigital, Pablo Molina. Los empresarios, una vez atendida la maximización del beneficio en sus inversiones y sin dejar de lado la visión economicista que deben tener de lo que llaman su función social, deben involucrarse, desde su libertad, en el apoyo a instituciones privadas y medios de comunicación que defiendan los valores que le han permitido ejercer su empresarialidad. Como muchos de nosotros sabemos (y aquí me incluyo como tal), hay inversiones en las que el punto de equilibrio no se consigue en el corto plazo sino en el largo, como también sabemos que hay ciertos gastos ineludibles cuya destino van encaminados básicamente en mantener con vida nuestra función empresarial.

Me acabo de terminar "La nueva revolución americana" de José María Marco. Dejo la reseña pendiente para mi amigo Román que se ha comprometido a colgarla en esta misma página, una vez haya terminado de leerlo. En este excepcional libro hay numerosas menciones a la costumbre filantrópica americana que mantienen con vida a las más diversas organizaciones y asociaciones políticas de todo tipo. Más que filantropía es una visión diferente a la costumbre europea, ya que allí sí que ven en el dinero que destinan a la defensa de la libertad y de sus tradiciones, no como un gasto, sino como una inversión que realizan para la supervivencia de aquello que tanto trabajo le ha costado crear.

Bermejinsky a Murcia

Elucubremos. Z da por amortizada a Murcia y pasa del nuevo escaño que se pone en juego por esta circunscripción al poner al ministro más siniestro, y nunca mejor dicho, de su gobierno. Se puede llegar a pensar que se la pela, incluso, el peder otro de los que tenía supuestamente asegurados ante la apuesta de mandarlo por aquí. Nos confirma, además, que para él Murcia es un despojo con el que no cuenta, aunque sabemos que confía en el sistema D’Hondt, que para estos casos es insuperable para apuntarse un par de diputados y evitarse un rosco por Murcia, que es realmente lo que se merecería. Z demuestra su poca confianza en Saura, al que sigue rebajándole politicamente y le da una patada en la espinilla dejando al de Torre Pacheco como una especie de Julen Guerrero que no pasó de eterna promesa. Paracaidistas, que los hay y los habrá, pueden ser de todos los tipos, buenos y malos, pero este jurista (es un decir porque ha reconocido que ha sido incapaz de resolver un caso en toda su vida judicial) metido a político, que no tiene nada que ver con Murcia y sus circunstancias, es la peor persona que podían designar, si querían rebañar algún escaño al PP. Avila pierde un duelo interesante entre el que se enorgullece de ser rojo y Angel Acebes, que probablemente irá como cabeza de lista por dicha circunscripción. Se lo han puesto tan fácil al PP que, aún cayendo en el tópico de la relajación por ver las elecciones generales ya ganadas por Murcia, pueden mandarnos como paracaidistas desde Génova lo que les vaya sobrando por ahí. Murcia sigue siendo, pese a lo que opinen muchos, una especie de estercolero político para la partitocracia absurda que nos rige desde Madrid.

¿Y las ideas?

Aquí en Murcia hay muy poca gente que se encargue de lo político. No es un tema que guste mucho a los directores de la prensa regional por el servilismo al que normalmente están sometidos por eso que llaman "lo fáctico". Imperator hizo desde su bitácora un análisis perfecto de la perspectiva política interna del PP de Murcia para la próxima legislatura. Angel Montiel, que entiende de servilismo pero tiene la desvergüenza suficiente para escribir lo que le apetece cada día, también se desgañita en el desierto. Desgraciadamente, cuentan tan solo con el escaso interés de los implicados.

Si se preguntara al común de los mortales murcianos, desde los logsianos de dieciocho años hasta los pensionados de ochenta, te sabrían colocar, en un alarde de sapiencia política, incluso al bachiller Montilla, al gatuno Ibarretxe-Escabetxe y a Pepe-iño Blanco. Pero con la mirada perdida te responderían que no tienen ni la más remota idea de quiénes son Constantino (no) Sotoca (veo que mi humor sigue increscendo al igual que mi motivación por escribir lo hace a la inversa), ni Ballesta, ni Inmaculada García, ni Pedro Alberto Cruz (por mucho que se empeñe el muchacho); ni mucho menos Pedro Antonio Sánchez, al que todos señalan con el dedo como posible sucesor del presidente, siempre con el permiso de Antonio Gómez Fayren, claro está.

Y sí, lo han leído bien. Antes de vacaciones y por si lo corrían a gorrazos, lo designó Montiel como sucesor (bueno, ya me entienden). El niño mimado, el innombrable, Pedro Antonio Sánchez, de quién no sabemos ni de que pie cojea, pero que le cito para que vaya sonando. En Puerto Lumbreras supongo que sí suena, ya que ejerce allí como alcalde, pero en el resto de la Región de Murcia les puedo asegurar que ni pajolera idea. Al parecer le están rodando. Esperemos que, entre que rueda y no rueda, no se nos despeñe pendiente abajo.

Dentro del partido de Ramón Luis, ante su retirada, se están dando de cuchilladas hasta en los trayectos cortos. Al parecer está Miguel Angel Cámara que no cabe en sí de gozo (es una forma de hablar). El y su corte servil no descansan de disparar cuchicheos contra el padre de la criatura que se acaba de casar. Y entre estas batallas fratricidas por el poder, las ideas quedan en un segundo plano. Es lo que realmente me importa, porque aquí de ideas andamos algo justos.

El poder por el poder. Ni un triste debate sincero que se proyecte al exterior. No sabemos (a lo mejor es que no me entero) si el de Puerto Lumbreras es más centrista que Cámara, si el uno está a la derecha del Padre o es el Padre quien está a la izquierda del hijo; si el diputado Fayren es el Espíritu Santo que nos traerá una pequeñas dosis de liberalismo a esta Región (y mira que pido poco) o si será otro intervencionista populista con ansias de postularse. Pero bueno, eso no importa. Tan solo se trata de la famosa batalla de las ideas que tanto hablan los intelectuales. Por eso debo darle la razón a aquellos que sostienen que visto un político murciano, vistos tos. No luchan ni siquiera por defender las supuestas políticas que tradicionalmente van implícitas en las siglas de un partido, sino tan solo por ver quien la tiene más larga.

Al menos, a nivel nacional (con perdón), sabemos que Gallardón es centrista-izquierdista (¿?) o prisáico mejor dicho; que Esperanza Aguirre intenta, de vez en cuando, aplicar sus ideas liberales; y que Rajoy es un pez que navega buscando a Nemo. Pero aquí, en Murcia, lamento decir que tan solo nos debemos conformar con intuir que intramuros se están pasando a cuchillo.

- Por cierto, ¿Saura qué opina de ésto?

- ¿Y ése quién es?



¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

Los que le llamábamos Adolfo

Los que le llamábamos Adolfo

Luis Herrero lo expone en la introducción y lo ha repetido cada vez que ha hablado de su libro. Dice que con la publicación de “Los que le llamábamos Adolfo” no ha pretendido en ningún momento ofrecernos una idea de la figura del primer presidente de la democracia desde un punto de vista político. Pero lo hace. Luis Herrero ha jugado siempre a un doble juego, aunque no sé si es consciente de ello. Abusa del adorno de la modestia, de la estulticia y del desconocimiento de las cosas y, aunque sobrevalore al personaje, creo que va mucho más allá. Nos ofrece la imagen humana de Adolfo Suárez a través de sus vivencias personales, de sus anécdotas, de la admiración que seguro que le profesaba, de sus encuentros y desencuentros (que también los ha habido), de la imagen paternal que en muchos momentos ha tenido de él ante el repentino fallecimiento de Fernando Herrero Tejedor, su padre. Quizá es lo que tan solo pretendía y estoy equivocado. Pero, como indicó Federico Jiménez Losantos en la presentación del libro: “las anécdotas son mucho más aclaradadoras del personaje político que la crónica del historiador profesional”.

Nos encontramos, ante todo, con un relato que nos ofrece la visión subjetiva y muy personal de alguien que ha convivido, sobre todo durante su juventud, con Adolfo Suárez. Pero el autor, atendiendo a ese juego antes mencionado, no se olvida de darnos las repuestas a algunos de los interrogantes que siempre ha rodeado al personaje, según su punto de vista. De ahí el revuelo y la pataleta injusta del hijo de Adolfo y de toda la horda progre, con el Rey a la cabeza, que no acepta que alguien desde su libertad pueda escribir lo que le plazca porque no entienden ni el concepto de libertad ni la lucha contra lo fáctico,  siempre que venga de alguien que no es de los suyos (que también fue expuesto por el director de La Mañana en el acto de presentación del libro).

El libro me lo he bebido en dos días, porque siempre le he tenido a Luis Herrero una admiración especial -y no me pregunten por qué-. Por eso, no he podido evitar prestar más atención a las vivencias personales del autor, que a las del supuesto protagonista. Ya estoy esperando impaciente su libro sobre Antonio Herrero, que al parecer aparecerá el próximo Mayo. Seguro que suscitará nuevas polémicas porque hay gente que la verdad o su verdad está por encima de muchas cosas. Viva la libertad.


LUIS HERRERO: LOS QUE LE LLAMABAMOS ADOLFO. Esfera de los libros. Madrid.

La Opinión tiene web

La Opinión tiene web

La Opinión tiene web, por fin, porque lo que mantenía hasta ahora no se puede considerar como una página al uso de un medio de comunicación. Han modificado el diseño, mejorándolo bastante, pero les sigue faltando información respecto a su edición impresa. Poco a poco, sin prisa, van comprendiendo que hace unos años cambiamos de siglo y que la batalla mediática por la publicidad se está desplazando a internet. No quiero que sirva este post como reproche, sería ingrato por mi parte tras el esfuerzo realizado, sino como una modesta forma de espolear a su directora para que continúe por esta senda. Tan solo recordarle que se puede consultar las editoriales y las columnas de opinión de todos los periódicos en la red, independientemente de su coste. Si le sirve de ejemplo que se pase por elmundo.es y por este recopilatorio de columnas de Umbral que han enlazado gratis a todos sus lectores. Todo está en internet, dicen, salvo ciertas cosas del diario La Opinión. Y es una pena, porque puede estar su directora orgullosa de manejar el periódico regional más presentable.

El secuestro de El Jueves

Me parece penoso que en los tiempos que corren se secuestren revistas de los kioscos. Ya han explicado muy bien en diversos editoriales y blogs que ahora con internet todo este escándalo ha servido para darle una buena dosis de publicidad gratuita a la famosa portada, que a lo mejor es lo que buscaban. Conde Pumpido ha actuado en esta ocasión con una diligencia que para sí quisieran muchas víctimas del terrorismo y los españoles en general. Hemos llegado a un punto que asquea en esta dictadura de lo políticamente correcto en la que vivimos.

Muchos bloggers se sorprenden al ver que los medios de izquierdas y opinadores varios de este sesgo no hayan salido en defensa de la libertad (la libertad que el humorista tiene a ser zafio, chabacano y hasta incluso gracioso cuando se ponga y la que tiene aquel que se sienta ultrajado por sus "gracias" a tomar las medidas legales que considere oportunas). Lo que tienen que ir aprendiendo, pues ya son mayorcitos, es que al socialismo le mola el Estado y todos sus resortes. Les pone el control de la prensa, de todos los movimientos de los ciudadanos de a pie, de su dieta, de sus horarios, de su salud, de su educación; de su vida, en definitiva. Les va el ser mas cortesanos que nadie, de ahí que su Majestad siempre se haya sentido mucho mas a gusto con la izquierda gobernando que con la derecha. Esta actitud de mamporrero borbónico (uy, aquí casi nunca mejor dicho) es incompatible con la figura campechana de nuestro Juancar y su prole. Un príncipe de verdad lo habría citado y lo hubiera arreglado a hostias o, como el ciudadano borbón que es, le hubiera puesto al dibujante y a la revista una demanda por atentado al honor, injurias, bla, bla, bla, para que luego la justicia determinara. Pero éstos ni les han dejado.

No creo que la ofensa venga por el texto, aunque me parece haber oído que era lo que mas le había preocupado a la Casa Real: todos los domingos tenemos unas estupendas viñetas en el Magazine de El Mundo parodiando a los borbones y poniéndoles mas estúpidos y gandules que en la portada de El Jueves. El problema tiene que venir por haber dibujado los pechos de Letizia colganderos; o quizá, por no haberles gustado la postura en la que los han dibujado, ya que puede llevar a la confusión de si se dedicaban a procrear o si se disponían a una sodomización real; pudiera ser por dibujar a la princesa con cara desencajada ante la efusividad de su marido (por sorpresa ante el acto o por daño); o pudiera ser por vete tú a saber porqué.

El príncipe, siendo del Atleti y amigo de Sabina, debe tener un humor estupendo, y quizá, acostumbrado como está a toda clase de mofas y de groserías hacia su persona, le ha gustado y todo la viñeta. Pero eso no lo sabremos porque un gobierno a través de su fiscal general del estado y un juez, murciano para mas señas, que lleva tres años con una empanada que todavía no la ha soltado, se han acogido a una figura jurídica propia de otros tiempos para que no nos enteremos (o sí) de si la viñeta le ha caído en gracia o es para él una desgracia (vamos, no me jodas). Hasta de la Vogue ha dicho que habría que revisar lo del secuestro. Por cierto, genial definición de Alvite sobre de la Vega: "María Teresa Fernandez de la Vega tiene una vacilante feminidad de mujer en cuya deshidratación van apareciendo, como marroquinería, los rasgos de Clint Eastwood".

El tedioso verano

El tedioso verano

Nos situamos en los ocho últimos meses de la primera era ZP si es que no le da al iluminado por adelantar las elecciones generales a Octubre (que éste es capaz, ojo, pese a que acaba de hacer una crisis de gobiero para soltar lastre, maquillarse, o por simple disimulo estratégico. Todo dependerá de las encuestas que maneje). Con el verano mojándonos los pies y con el merecido descanso del gladiador de la alianza de civilizaciones tendremos una exigua tregua. Los veranos son calientes pese a ese cambio climático que dicen se está produciendo por la mano malvada del capitalismo salvaje. No paran de anunciarnos una hijoputada etarra y casi seguro que actuarán. El gobierno estará en Lanzarote, Doñana, o enseñando sus vergüenzas en Vera. Luego vendrán los incendios, operaciones salida, los que se ahogan en las playas y en las piscinas, los cortes de digestión, el top manta de chanclas con bermudas, la marabunta del mosquito tigre que dicen va a ser el copón de grande, la pretemporada con los torneos de verano, el atletismo, las medusas, las cabañuelas y demás topicazos de verano. Llegará Septiembre antes de lo que nos demos cuenta. Pasará el verano en un abrir y cerrar de ojos. Y ya no nos acordaremos de treguas, educación para la ciudadanía, cambios de ministros y pactos secretos con asesinos de masas. Llegará la vuelta al cole, las infinitas colecciones en los kioscos, los compromisos de apuntarse a cursos y gimnasios, la Feria de Murcia y la mirada puesta en el otoño o en el invierno con las estrategias políticas en ebullición, con todos los partidos con sus ojos salidos para ver dónde hincan el diente para arañar un voto. ¿Y España? Bah, que la jodan. Cataluña acaba de crear su propia Agencia Tributaria rompiendo la igualdad fiscal de los españoles, pero no importa: el Gran Prix lo siguen poniendo en las autonómicas ahora con Bertín Osborne y un tal Pepito acaba de fichar por el Real Madrid. ¿Es que han pasado ya diez años de lo de Miguel Angel Blanco? Joder, cómo pasa el tiempo.

Marina Cope

Marina Cope

No sé si se puede decir lo siguiente en alto, o si al estar en horario infantil seré deportado o extrañado de esta bendita tierra. Pero es que a mi esta foto me pone. No así, claro. Me pone cuando me la imagino con sus casicas, sus calles, su puerto deportivo, sus negocios, restaurantes, etcétera. En fin, civilizada. ¿Se puede decir ésto con la que está cayendo?

Prohibido: Golosinas

Yo no se dónde han estado metidos durante toda mi infancia los sesudos estudiosos y políticos chusqueros que se siguen anotando subvención tras subvención para seguir tratándonos como idiotas y poco responsables, sobretodo ante la educación de nuestros hijos. Yo sería el típico caso de persona extraordinaria que ha llegado a la treintena de forma inexplicable, según ellos, con innumerables problemas de salud por mi inadecuada dieta infantil. Cada vez que sale una noticia de éstas me acuerdo del famoso mail que circula por ahí sobre el milagro de la longevidad de las generaciones precedentes y su inexplicable salto de la niñez a la adolescencia y de ahí a la madurez del individuo. Ayer se anunció por parte de la Consejera en funciones de Sanidad de la Comunidad Autónoma de Murcia, Teresa Herranz para ponerle nombre y apellido, el proyecto pionero en toda Europa que consiste en la prohibición (dále con la palabrita) de la venta en centros no universitarios de todo tipo de alimentos hipercalóricos por los altos índices de obesidad infantil que se están dando. Creo que ha recibido palmaditas en la espalda por parte de todas las comunidades, incluída la europea, que le han considerado como una revolucionaria y un modelo a seguir por el extraordinario trabajo de seguir tratando a los padres de familia como auténticos gilipollas. Recuerdo mis ingestas de golosinas con lo que sobraba del bocadillo que gentilmente me vendía Joaquín, mi cantinero favorito. El problema venía cuando llegaba a casa, ya que a lo mejor me calzaban una hostia si me dejaba algo en el plato, por lo que al día siguiente me lo pensaba mucho antes de comprar algo que se saliera de los índices autorizados de consumo calórico por día. Me imagino el tráfico de las mismas en los patios de los colegios. Les vamos a convertir en traficantes antes de tiempo. No sé como cotizará un bollicao en el mercado negro, ni un chicle de clorofila en el recreo. Lo que si me parece es que estamos con una pasividad pasmosa, viéndo todo ésto como algo normal, cuando todos los días te están quitando, poco a poco, las responsabilidades que te pertenecen.

Yo voto a Juanico

Conozco dos casos, concretamente el de Librilla y el de Mula, donde me aseguran buenos conocedores de la idiosincrasia del pueblo, que el vuelco electoral está cantado a una semana escasa de las votaciones. Me aseguran que es lo mas probable, ya que las personas que se presentan son mucho mas simpáticas y cariñosas que sus adversarios políticos. Al parecer son capaces de tomarse muchos mas vinos junto a ellos e incluso de escucharlos con mas atención.


Por muy simpático que pueda caer un político local o regional no puede llevarse un voto sin saber que siglas representa. Por desgracia, la partitocracia en la que vivimos nos hace que sea así. El cambio que se va a producir en estos dos casos concretos (siempre según estos dos amigos) favorece al PSOE. Creo que no podemos llegar al domingo y que salga ZP blandiendo su típica sonrisa falsa diciéndonos a todos los españoles que han ganado las elecciones. No podemos legitimar su política con el voto a unas siglas que, por su interés actual de mantener el poder, está llevando a su partido a la ruina y lo que es peor, al desmantelamiento de lo que hoy conocemos como España.

El que no negociaba con ETA, quien no iba a permitir que Batasuna estuviera en estas elecciones; él que nos aseguraba que este año ibamos a estar mucho mejor que el anterior y al día siguiente le ponen dos muertos encima de la mesa; quien ha permitido que los etarras se codeen con las víctimas, a quien tiene abandonadas y humilladas; este sujeto no se pude reir de nosotros el próximo domingo. Todos los pueblos de España tienen la obligación de no darle a este individuo esa satisfacción moral.

Aquellos que no puedan ver ni en pintura al partido popular o que sus ideas simplemente no le permitan votarlo, tienen otras opciones mejores que son alternativas al partido socialista. Seguro.


Zapatero jugará en Murcia

En junio del año pasado escribí este artículo, y al releerlo me doy cuenta que podría suscribir a 15 días de las elecciones, palabra por palabra, lo que entonces predije:


Zapatero jugará en Murcia

Los murcianos somos, según todas las encuestas, los españoles a los que el tema autonómico nos importa más bien una higa. Es un detalle a tener en cuenta por el rojerío provinciano que se encuentra inmerso en pleno proceso democrático de elección de candidatos; un decir, vaya, pues como bien sabemos, son los bienpensantes los que al final designan a dedo para que después el aparato de genuflexos den su voto en positivo. Primarias, creo que lo llaman. En los peperos también ocurre lo mismo, no se vayan ustedes a pensar que son muy diferentes, pero al menos no viene todo envuelto con tanto papel de celofán.

Decía, que para muchos de los murcianos el tema regional no termina de calar y le importa mucho mas lo nacional (con perdón), -léase el alto el fuego permanente, la desidia para no impulsar ninguna medida que demuestre la intención del gobierno por el esclarecimiento del 11-M, el absoluto desprecio por las víctimas de terrorismo, los pactos con los nacionalismos más radicales, pañoletas terroristas enroscadas al cuello, el agua, etc.-, que la política regional. El enemigo público número uno del PSRM no es Valcárcel y sus acólitos, sino el PSOE, de eso no cabe duda. La política general de nuestro solemne presidente no está hecha para contentar a la mayoría de los que por aquí golf-eamos y nos tomamos daikiris en los resorts de turno, según ellos. Algo de lo que debiera tomar buena nota el insigne presidente de los socialistas murcianos. Ya no sólo tiene que desconfiar de sus políticos más próximos con mando en plaza y que ahora son batracios para el líder pachequero, sino que debe procurar que no se acerquen mucho los pepiños y delasvegas, aún mas desgastados.

A los de la acera de enfrente, de los que ya hablaremos, se lo están poniendo en bandeja. Aunque hubiera muchos descontentos con la política regional, entre los que últimamente me incluyo por el gallardoneo al que nos están sometiendo, no lo van a tener fácil en el momento de depositar su papeleta con las siglas PSOE en la cabecera de las mismas, pues la conciencia e incluso el hígado de los mismos no se lo va a permitir. La mala fortuna de este muchacho va a ser solo comparable con la de esos deportistas célebres que han pululado por la esfera internacional y que a pesar de tener siempre la vitola de favorito, se quedan con la miel en los labios, como por ejemplo, Sete Gibernau o Carlos Checa si habláramos de motociclismo.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

La televisión republicana y la barra monárquica

La televisión republicana y la barra monárquica

Permitirme que fusile. Lo he hecho mucho a lo largo de la vida de esta bitácora y lo seguiré haciendo mientras que me salga de los langostinos que me acabo de tomar en la mejor compañía de mi familia y de unos buenos amigos. El artículo de hoy de Javier Orrico en La Opinión son de esos que dan gusto conservar en la nevera de los archivos de los blogs, mal que le pese a muchos, por la inquina que les florece cuando les recuerdas los buenos sabores de los articulistas buenos. Da gusto releer de vez en cuando algunos escritos que de otra manera sería difícil de encontrar sino fuera por la hemereteca de tu bitácora. Mas si cabe cuando uno hace de "celestina" entre los fans y los auténticos maestros que escriben en los medios. La sorpresa vino el pasado viernes cuando una "incondicional" de Javier Orrico me envió un mensaje para él. Se lo acabo de pasar para disfrute personal suyo, pues supongo que estos mensajes de "cariño" dan gusto leerlos. Sabes que en cierta manera no estás del todo equivocado...

La televisión republicana y la barra monárquica

Javier Orrico / Como me den un minuto más de infantas, leticias, reyes ausentes de caza y catre, gangarines y vasquitos rubios arreando patadas a los primos, seré yo quien salga con la bandera republicana a arrearles a los republicanos. Nunca se vio tanta baba, tanto peloteo infame, un tal despliegue cortesano para halago y sonrisa de Su Majestad como en los días del nacimiento de la segunda hija del ciudadano Felipe de Borbón. Las televisiones progresistas han vomitado almíbar monárquico. Los programas del coño se multiplicaban para especular sobre no sabemos qué, porque lo único que había pasado era que había nacido una niña, que es la única que no tiene culpa de nada. Y, mientras, del Rey, ni una palabra. Es cierto que ese es un buen pacto, que Juan Carlos haga lo que toda España y sus naciones asociadas saben que hace, pero que nadie lo diga. También era mucho mejor el Pacto Antiterrorista y se lo cargaron hace tres años para acabar incluso devolviéndole a la ETA sus Ayuntamientos. Así que mucha banderita tricolor en las manifas, pero luego, cuando hay que ser republicano de verdad, toda la progresía se calla como sicaria del poder que les da las subvenciones, que es de lo que se trata.

Igual estamos ante otra conjura zapatónica: vamos a dar tanto por saco con la Monarquía, la asimilaremos tanto al populacho, la exhibiremos tanto en los variados ’tomates’ que acabarán pidiendo sus cabezas o exigiendo que trabajen como los demás. Claro que si se hacen socialistas les harán alguna oposición restringida o una titularidad de las que se conceden en la universidad para familias enteras. Con Zapatero se han acabado de nuevo las oposiciones, que han estado vigentes nada menos que un par de años, consciente de que él seguramente nunca las aprobaría: ya confesó que no sabía lo que era una nación. Ahora suprime todas las oposiciones, en las escuelas, en los institutos, en la universidad. Un profesor no debe saber, sino mediar en el aprendizaje. Un guardia urbano de la aventura autoconstructiva del alumno, según la pedagogía progre. Y para eso no hacen falta oposiciones. Que les zurzan a las matemáticas. A la familia Borbón se le podía dar en propiedad el Departamento de Historia de las Monarquías Republicanas o de Investigaciones sobre Caza y Pesca. Y a vivir. España hoy será republicana.
Cada vez tengo menos dudas de que, antes o después, así ocurrirá. Sobre todo si los Borbones siguen avecindándose tanto que acaban por ser iguales a los demás. Cualquier día los ponen en el ático de Aquí no hay quien viva. Entonces ya no tendrá sentido una institución cuya razón de ser es justo la contraria: la majestad, la diferencia con el resto de la Nación para representarla idealizada, la ejemplaridad, el misterio, la ranciedumbre, si se me permite la palabra. La monarquía tiene que oler a antiguo, a pasado de moda, a continuidad histórica, a zafra de aceite en las despensas reales, a pan amasado en palacio. A grandeza, a tradición. Las únicas que ya parecen enterarse de esto son las Borbonas consortes, curiosamente. Doña Sofía, por supuesto, de la que me declaro rendido súbdito, pues esta señora demostró siempre ser una reina; y Leti, que tiene mucho caché, pero que irremediablemente es ya Letizia a secas, Leti, la que anuncia la República que viene, la que pare con dolor hijas que no reinarán. No quedará ya nada cuando les llegue la edad. La dinastía sonsolesca y el Rey José Luis reinarán en un trono confederal con Carod a su derecha, Otegui a su izquierda y Garzón de alfombra palaciega.

Entretanto, el Régimen se alimenta de una Monarquía castiza y de folclóricas en la cárcel. Ya hemos dicho otras veces que ha vuelto el siglo XIX, los carlistas, los totalitarios fernanzapateros enemigos del liberalismo, la Ley Sálica, los juegos florales en catalán, los fueros... A Isabel Pantoja la enchironan como a Mariana Pineda para encubrir las traiciones del Gobierno, su vergonzosa comedia eukalherriaca, su bosque de comisionistas recorriendo otra vez las rutas de Roldán. Las mismas televisiones cortesanas de la realeza, apandilladas con el zapaterismo, acuchillan y muerden en las batas de cola del icono caído. Para dar escarmiento con las mujeres bandera, carne para las caenas con que un populacho de majos plurinacionales reclama la tiranía de ZP, el Deseado, y los Cien Mil Hijos de San Luis de la reacción son los etarras en huelga fingida de hambre y de pistolas a los que legaliza un fiscal miralindo. Nos estamos ahogando de mentiras. Los partidos socialistas se alían con las aristocracias de la sangre, con los que sólo anhelan el regreso del Antiguo Régimen, con los guerrilleros forales que asesinan a los partidarios de un Estado para todos. Las alcaldesas ’rojas’ que exhalan salmos a la sangre socialista vienen de servir a los multimillonarios del último estraperlo. Lloran los cocodrilos de diseño. El progreso es hoy un trabuco tricolor disparando contra España. Ahora que los ingleses nos invaden otra vez, que me okupan la Cuesta de Los Caballos del Vino con sus caras colorientas e imperiales, los demócratas españoles acabaremos bajo la lluvia de Stratford. Este Régimen se descompone, se va a hacer pijos, señores. Fue bonito mientras duró.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres